22 abril, 2021
Urgencias para gatos: las primeras curas

A pesar de su agilidad y de sus reflejos, los gatos a veces son víctimas de accidentes graves (caídas, paros cardíacos, quemaduras…), para las cuales es urgente dirigirse al veterinario. A menudo, también la intervención inmediata del amo puede salvar su vida.

Las fracturas

Las fracturas son a menudo reconocibles a causa de la posición anómala que el gato lesionado se ve obligado a asumir. Además, el animal está asustado: bufa, gruñe y muerde para defenderse. Si la fractura es en una pata, el gato evitará apoyarse en la articulación afectada. En casos de fracturas que no presentan heridas externas es oportuno, antes de llegar al veterinario, inmovilizar la articulación con un vendaje acolchado.

Decididamente más grave es la fractura abierta. En este caso es necesario limpiar la herida con desinfectantes líquidos y luego, si es posible, inmovilizar los dos muñones óseos bloqueando las dos articulaciones más cercanas a la fractura y llevar con urgencia el animal al veterinario, moviéndole lo menos posible.

gato con maletin de urgencias

El paro cardíaco

Un animal inerte, con la lengua y las encías congestionadas, de color violáceo, es víctima de un paro cardíaco. Se puede intentar reanimarlo extendiéndolo sobre un lado y luego dándole, con el puño cerrado, pequeños golpes secos y regulares en la parte inferior de las costillas. Las presiones deben seguir el ritmo de un corazón normal: cien latidos por minuto.

1. Retirar el collar si lo lleva puesto y colocar al felino de lado (Figura 1.). Eliminaremos cualquier tipo de fluido que obstruya el paso del aire.

2. Si el gato no respira pero el corazón sigue latiendo se recurrirá a la Respiración Cardiopulmonar (RCP). Primero con ayuda de una toalla se le sacará la lengua para despejar la garganta cosa que puede estimular su respiración devolviéndole la consciencia.

3. Si continua inconsciente le pondremos las dos manos encima del pecho y aplicaremos una ligera presión (Figura 2.. Esta operación permite expulsar el aire enrarecido permitiendo la entrada de aire fresco. Se repetirá la operación cada 5 segundos hasta que el gato recupere la respiración.

Masaje cardíaco:

4. Si el felino está inconsciente y sin pulso se debe estimular el corazón (Figura 3.). Colocaremos los dedos en el pecho, a la altura de la axila, y se presionará suavemente pero con firmeza, repitiendo esta operación 5 o 6 veces en intervalos de 1 segundo. Se alternará con la respiración artificial durante 10 minutos, pasado este tiempo es probable que no tenga éxito.

Respiración artificial:

RCP de gatos

Esta intervención es necesaria en presencia de un paro respiratorio. Recostando al animal sobre un lado con la cabeza ligeramente más abajo que el cuerpo, se le abre la boca y se extrae la lengua. Con una o dos manos, apoyadas bien planas sobre las costillas, se realizan presiones regulares al ritmo de una cada tres o cuatro segundos, de la siguente forma.

5. Si la cavidad torácica ha sido dañada los pulmones no se llenarán de forma automática y deberemos insuflar aire en ellos. Mantendremos al gato en posición vertical con la boca cerrada (Figura 4.)

6. Soplaremos en las fosas nasales(Figura 5.). Veremos el movimiento en el pecho al hacer esta operación. Se hace una pausa de 2 segundos y se repite la operación.7. Continuaremos la operación hasta que el felino empiece a espirar por si solo. Otro método alternativo es soplar simultáneamente por la nariz y boca el animal (Figura 6.)

Heridas, quemaduras y envenenamientos

En presencia de una herida, se intentará valorar su gravedad. Si la hemorragia no es demasiado importante, se limpia la herida con desinfectantes líquidos o, mejor aún, con soluciones yodadas, y se pone una venda. En caso de hemorragia grave, en cambio, es absolutamente necesario recurrir a un lazo hemostático.

En caso de quemadura, aplicar inmediatamente hielo sobre la parte afectada.

En caso de envenenamiento cutáneo (debido sobre todo a polvos antiparasitarios), que se manifiesta con conatos de vómito, abundante salivación, convulsiones), lo primero que hay que hacer es quitar el producto con un baño. Luego se llevará el gato al veterinario.

comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar