19 octubre, 2021

La alergia al pelo del gato

La alergia es una reacción exagerada a algún elemento como puede ser los ácaros, polen, alimentos como el marisco o la leche, determinadas sustancias como el latex… y mucha gente cree que el pelo de los animales domésticos también entra en los posibles para provocarnos una alergia. Nada más lejos de la realidad. La famosa «alergia al pelo del gato» es en realidad una reacción a una proteína que segregan nuestros peludos amiguitos.

No todos los gatos producen la misma cantidad de proteína, y desde luego, hay más soluciones que la que por desgracia es más habitual (y que suelen recomendar los alergólogos), que es deshacerse del pobre gato. Por ejemplo, los gatos machos castrados tempranamente (antes de llegar a la madurez sexual) suelen desprender mucha menos proteína que los que se castraron más tarde y por supuesto muchísima menos que la que producen los gatos sin castrar.

alergia al gato

Lo primero de todo es confirmar que efectivamente se trata de alergia a esta sustancia, una vez se ha hecho esto es importante aplicar determinadas medidas de higiene como son:

  • cepillarlo con regularidad fuera de casa
  • evitar alfombras y tapizados. Éstos atraen a los ácaros y otros elementos y cuesta eliminarlos de ahí
  • no dejarle acceder al dormitorio de la persona alérgica
  • ponerle un filtro HEPA a la aspiradora Los filtros normales no separan las micro partículas que hay en el aire responsables de las alergias respiratorias.
  • lavar frecuentemente la camita, enseres y bandeja del animal. En la orina también hay dicha proteína
  • no lavarle! aunque a primera vista parece una buena solución, es como la caspa o la grasa del cabellos de los humanos, cuanto más lo lavas más provocas su segregación
  • castrarlo, sobre todo si es macho
  • y consultar, al veterinario por un lado y al alergólogo por otro, sobre tratamientos que se puedan aplicar para paliar aun más los efectos de la alergia. Por ejemplo,  hay un producto llamado Vetridem que se da en el pelo del gato para reducir la proteína causante de tanto mal.

Con todo esto, no debería haber razón para abandonar a nuestras mascotas por culpa de las «alergias al pelo de los gatos».

comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar