22 septiembre, 2021

Esterilización y castración de los gatos

La castración (o esterilización, según si es macho o hembra) puede hasta doblar la esperanza de vida de tu gato y hacerla más tranquila y segura. Por ello y por muchas otras razones, es un tema a tratar muy importante para cualquier amante de los felinos.

Cómo y Cuándo

Lo primero de todo, es imprescindible la visita al veterinario. Será él quien te diga cual el el mejor método y momento para la castración de tu gato, así como es el único especialista cualificado para llevarla a cabo.

gato siendo operado

Hay diversos métodos. Para ellas tenemos los anticonceptivos como método no definitivo, y la esterilización quirúrgica como definitivo.

Para ellas

Los anticonceptivos solo son recomendados si por alguna razón médica no se la puede operar, o si se trata de una gata que queremos que tenga camadas pero más adelante. Tiene como grandes inconvenientes lo difícil que es darles pastillas (y a la primera que escupa y no lo percibas se puede quedar preñada) y que a la larga son cancerígenas.

La esterilización quirúrgica consiste actualmente en una ovohisterectomía (extirpación de los ovarios y del útero). Es el método más seguro, sobre todo cuando la gata es joven.

Para ellos

Para ellos solo hay castración definitiva, y consiste en la extirpación de los testículos. Es una cirugía mucho mas sencilla que la de la hembra y si ellas se recuperan rápido, ellos ni os cuento. Tenemos un gato de un año que cuando lo esterilizamos el tío a la pocas horas se las apañó para abrir la ventana para irse a tomar el fresco al jardín… ahora me río pero en aquel momento nos preocupamos bastante, por suerte era muy tarde y no había ya peligros fuera.

¿Cuándo esterilizar?

La mejor edad es al cumplir los 6/7 meses, antes de que se empiecen a presentar los problemas típicos de la edad adulta (cánticos, escapadas, marcaciones). Aunque después de esa edad cualquier momento es bueno y, como hemos dicho antes, el veterinario es quien mejor nos puede orientar.

¿Por qué debería esterilizar a mi gato?

veterinaria auscultando gatito
  • Un/a gato/a castrado/esterilizado (y a partir de aquí no vamos a diferenciar más entre sexos y les vamos a llamar a todos, ellos y ellas, gatos) tiene una esperanza de vida de entre 14 y 18 años (según raza) frente a los 6 a 10 años que viven los gatos intactos.
  • Un gato castrado no siente la necesidad de irse lejos buscando pareja por lo que corre menos riesgos de ser atropellado por un coche. También se reduce su necesidad de marcar (aunque tampoco dejará absolutamente de hacerlo, pero al menos casi no olerá)
  • Se reducen las posibilidades de que se enfrente a otros gatos y reciba mordiscos o arañazos que puedan ser causa de infecciones y enfermedades (siendo las más graves leucemia e inmunodeficiencia felina)
  • Se reduce en gran medida las posibilidades de cáncer de mama en las hembras, y se elimina totalmente el riesgo de cáncer de útero o infecciones causadas por las montas.

Ademas, pese a las caritas de pena que nos ponen, ellos se recuperan de la cirugía rapidísimo, y al día siguiente ya están dando saltos como siempre. Y por supuesto, su carácter no cambia, eso es una leyenda urbana derivada del hecho de que al no tener ya las hormonas revolucionadas, no se van de juerga, pero ellos serán los mismos de siempre, el que era cariñoso seguirá siéndolo, y el que era gruñón, pues también.

Creo que estas, junto a la problemática de qué hacer con los gatitos no buscados, son unas muy buenas razones para tomar la decisión de castrar a nuestros amigos peludos.

Cuidados antes y después de la castración

gato en transportin

Salvo que el veterinario diga lo contrario, no deben come nada en las 12 horas antes de la operación, ni beber en las 3 anteriores. Con esto evitamos que el pobre cuando se despierte vomite todo lo que comió. Claro que puede que si nuestro gato es de los difíciles de atrapar tengamos que convencerle con una latita, como sucede también con los gatos asilvestrados. En este caso, lo mejor es consultarlo con el veterinario.

Después de la operación, a la llegada a casa, lo mejor es dejarle dentro, en un sitio donde esté tranquilo y calentito, con agua fresca y comida y sin acceso al exterior ni a lugares peligrosos (escaleras) hasta que esté totalmente repuesto de la anestesia. Puede que no quiera comer, es normal en las primeras horas, las gatas pueden tardar en recuperar el apetito hasta 48 horas, sobre todo si ha sido una operación larga.

La vida del gato tras la esterilización

Como todo en esta vida, la esterilización tiene consecuencias buenas (las relatadas anteriormente) pero también tiene sus consecuencias no tan buenas.

Lso gatos castrados tienen mayor predisposición a algunos problemas que relato a continuación. Ojo que tener predisposición no significa que les vaya a ocurrir, e incluso de ocurrir, son menos graves que las de no esterilizarlos, ya que muchas de ellas se evitan o tratan con una correcta alimentación. A continuación vemos las más relevantes.

Sobrepeso y diabetes

Al no salir tanto (recordemos que con la castración cortamos sus ansias de hacer escapadas) hacen menos ejercicio y si siguen comiendo lo mismo y en misma cantidad, pues engordan. Es como los humanos, si comemos los mismo llevando una vida sedentaria que llevando una de ejercicio continuado, lo más probable es que engordemos y a la larga incluso desarrollemos una diabetes.

La solución es darles un pienso adecuado (el veterinario os podrá aconsejar bien) y ejercicio, mucho ejercicio.

Cristales en la orina

Dependiendo de la edad, sexo y estado físico de nuestro gato, pueden desarrollar cristales en la orina. También es controlable por medio de la alimentación.

Enfermedades propias del envejecimiento

Lógicamente, al llegar a más edad nuestros gatos se exponen a un desgaste que les puede provocar enfermedades crónicas del riñón o hipertiroidismo. Se pueden paliar sus efectos con cuidados veterinarios y una alimentación cuidada, pero hay que hacerse a la idea de que nuestros amiguitos tienen una vida más corta que la nuestra, y que un gato de unos 18 años es tan anciano como un humano de 90.

Desgraciadamente en casa hemos probado alguna de estas, Tabby sufrió de fallo del riñón, Ricky de hipertiroidismo (¡¡casi cumplió los 20!!)  y el joven Moski, nuestro más reciente miembro de la familia, estruvitas, cristales en la orina causadas probablemente por el estrés y sobrepeso.

comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar