29 julio, 2021
El gato Cartujo

Tras su aspecto dulce y tranquilo, este gato de pelaje color gris azulado y de mejillas mofletudas esconde una fuerte personalidad. Es bastante afectuoso con su amo, pero muy amante de la libertad.

Los orígenes

Si los ingleses ignoran este gato, que a sus ojos no es más que un British azul, en el resto de Europa el cartujo está considerado y reconocido como una auténtica raza. Durante una estancia en Roma, Joachim du Bellay (1522-1560) escribió un poema en honor de su gato, Belaud, y fue indudablemente el primero en aludir al cartujo, que definió “cubierto de un pelo gris plateado, raso y liso como la seda…”

Este gato sería llevado a Francia aproximadamente a mediados del 500 probablemente a bordo una las naves que aseguraban el comercio con Oriente. El origen del gato Cartujo estaría, de hecho, entre las regiones montañosas de Turquía y de Irán. Su pelo denso y lanoso, perfectamente adaptado a un clima de montaña, parece dar crédito a esta teoría.

Una preciada piel

gato cartujo jugando

Una vez desembarcado, el cartujo se cruzó con los gatos europeos. A pesar de los repetidos acoplamientos, la raza logró perpetuarse, hasta formar una “comunidad” de gatos azules principalmente en tres regiones: las islas Bretonas (Belle-Ille et Bréhart), el bosque de Lyons (en Normandía) y la región parisina. Su capa densa, aterciopelada y lustrosa fué utilizada en peletería; para satisfacer la demanda, parece que en París, en el 18, existió un criadero de estos animales.

El interés que el cartujo suscitaba apareció en la definición de un diccionario técnico publicado en 1723 : Dictionnaire universel du commerce, d’histoire naturelle et des Arts et Métiers de Savarry des Bruslon, dónde por primera vez apareció el nombre de gato cartujo. En esta obra, usada por los comerciantes, bajo la voz Chartreux se dice: “El hombre de la calle llama así a una clase de gato con el pelo que tiende al azul, cuya piel es objeto de comercio”. Este comercio desgraciadamente duró mucho tiempo…

En un libro, publicado en 1896, el doctor de Beauregard escribe a propósito de la piel del Cartujo: “Rasurada a medio pelo y tintada, tiene un aspecto similar al de una piel de nutria. Pero de dónde proviene la denominación de gato cartujo? Seguramente no del monasterio de la Grande Chartreuse, en el Delfinado, como sostenía Savarry des Bruslon, dado que los monjes aseguran no haber adoptado nunca gatos en el transcurso de toda su larga historia.

Varios nombres antes de llegar a cartujo

Jean Simonnet, autor del libro Le chat des chartreux (El gato de los cartujos), publicado en 1980, propone dos hipótesis: este nombre, empleado en Francia a partir del XVIII para designar a los gatos gris azulado de pelo denso y lanoso, pudo haber sido atribuido por la semejanza de la piel de estos gatos con una lana española, en la época muy apreciada y denominada pile des Chartreux , o quizá – segunda explicación avanzada – se les dio este nombre porque tales gatos vivían junto a una cartuja.

cato cartujo

Sea como sea, el cartujo ha conocido en el pasado diversas denominaciones: “azul americano”, “gato de Malta” o incluso “gato auvernio”. Al inicio del siglo XX, este gato regordete y simpático comenzó a interesar a los aficionados por motivos distintos al valor comercial de su piel. La raza debe mucho a Colette (1873-1954), gran amiga de los gatos en general y del cartujo en particular: “Mi pequeño hocico de mejillas gordas… Gata flor delicada. Mi pichón azul. Demonio color perla”, escribe fascinada por este gato de pelo «malva y azulado como el cuello de los pichones”.

“El único riesgo que se corre al tratar con un cartujo es enriquecerse” admite además Colette. La historia del cartujo en nuestros días se remonta a los años treinta. En Belle-Ille, una pequeña isla cerca de la costa noroeste de Francia, dos hermanas, Christine y Suzanne Léger, hicieron acoplarse a gatos y gatas gris azulado que vivían en la isla. Esos gatos eran llamados por los lugareños los «gatos del hospicio”, porque eran nutridos y cuidados por los cartujos del hospicio de Le Palais, el centro principal de la isla.

Una de las gatitas de la primera camada, Mignone de Guerveur, se convirtió enseguida en la primera campeona internacional de la raza: tras haber sido declarada “the most beautiful cat of Chartreax in the world” posaba para los fotógrafos con una cinta de seda alrededor del cuello. Era en 1931.

Otros criadores, en la región parisina y en el Macizo Central, siguieron el ejemplo de las hermanas Léger. A continuación se cruzaron los cartujos con persas, a fin de reforzar el color dorado de sus ojos, que era demasiado pálido, y así este gato pudo conseguir magníficos ojos cobrizos. Alrededor de 1965 algunos criadores tuvieron la mala idea de cruzar cartujo y british azul; y en ese momento la FIFe decidió, en 1970, unificar los estándares y adaptar al gato cartujo el del british azul.

La situación no se aclaró hasta 1977, a consecuencia de las protestas de los apasionados de la raza, que sostenían tanto el origen distinto de las dos razas como sus diferencias estructurales y morfológicas; la FIFe volvió entonces a considerarlos dos razas distintas según estándares distintos.

gato cartujo pescando

Recio, pero extremadamente ágil y flexible

El gato cartujo tiene un cuerpo macizo, musculoso y pesado, y si bien es membrudo, resulta extremadamente flexible y ágil. El animal tiene talla mediana, bastante bajo sobre las patas; la cabeza tiene la forma de un trapecio invertido, con las mejillas llenas y bajas (resultan incluso espectaculares en algunos machos); la nariz es ancha y recta; las orejas son medianas, altas pero no rectas sobre el cráneo; los ojos grandes y redondos, de color anaranjado o cobrizo. El magnifico pelaje de este gato, denso y espeso, está ligeramente levantado, con una frondosa capa interior lanosa; al tacto, resulta suave Y sedosa.

Uniformemente azul, de preferencia color gris azulado claro, el pelaje no debe presentar sombras, reflejos marrón o rosa, o rayas de ningún tipo. Para mantener el pelo del gato en las mejores condiciones, es preciso cepillarlo al menos una vez a la semana. Se eliminan de esa manera los pelos muertos Y permite al pelaje “levantarse» gracias a su abundante subpelo.

El gato cartujo es un gato robusto, que goza de buena salud, Pero que cuando lleva vida sedentaria, tiende a pesar demasiado. La base de su alimentaci6n debe estar constituida principalmente por carne de ternera.

El gato-perro del amo, Pero con completa independencia

El gato cartujo es generalmente prolífico: nacen unos cuatro o cinco gatitos de media por camada, que no conseguirán su pleno desarrollo físico hasta los dos años de edad. Los pequeños nacen tabby o rayados, pero estas manchas “fantasma”, desaparecerán definitivamente aproximadamente al año. Los ojos, azules en su nacimiento, empezarán a cambiar el color hacia el final del primer mes de vida. El pelaje no alcanzará todo su esplendor hasta la segunda o tercera muda invernal. En cuanto a las famosas mejillas, serán evidentes al primer año de edad.

Sociable, el gato cartujo Puede ir con otros gatos e incluso con perros. Con los roedores se muestra un cazador extremadamente terrible. Y con los hombres? Es una delicia! Sigue por todas Partes al amo, no lo abandona ni un Paso, como si fuera un perro. Es además mucho más tierno, y adora dar golpecitos con la cabeza en la cara del propietario. En cambio, le horroriza sentirse preso, estrechado en los brazos; estas manipulaciones son Para él particularmente desagradables.

gato cartujo gris oscuro

Este «gato-perro» tiene, de hecho, sus limites: se ofrece con generosidad, pero a condición de no tener la sensación de sentirse prisionero. Muy seguro de si mismo, está dotado de un fuerte temperamento. Esta independencia, que esconde una naturaleza un poco salvaje, se revela también en ademanes especiales: zancada de tigre, paso arrogante, al mismo tiempo vigoroso y elástico, saltos milimétricos y zarpas listas para desenfundar las uñas en una centésima de segundo.

El Estándar

Cuerpo
Macizo, compacto, musculoso, pecho ancho y bien desarrollado
Talla
Longitud media; no muy alto sobre las patas.
Patas
Fuertes y musculosas, no demasiado altas. Pies redondos y fuertes.
Cabeza
Ancha en la base, es decir, con el mentón corto y mejillas llenas. No debe tener en absoluto un mentón prominente o estrecho. Las mejillas procuran a la cabeza del cartujo la forma de un trapecio invertido.
Nariz
Recta (sin stop) y ancha.
Orejas
Medianas, emplazadas altas sobre la cabeza.
Ojos
Grandes, redondos, vivaces. Color anaranjado o cobrizo, Ningún vestigio o reflejo verde. El color debe ser puro, no descolorido.
Pelaje
Luminoso, denso, ligeramente levantado. Pelaje frondoso, lanoso como el de la nutria. Están admitidas todas las tonalidades del azul, pero la preferencia es el gris azulado claro. Ninguna diferencia de tonalidad con el subpelo, que debe
ser rico y denso (o sea, que tiene un doble pelaje) para favorecer el Ievantamiento del pelo. Este último debe ser suave y sedoso. Ninguna sombra y ningún reflejo marrón rojo, ninguna raya, ninguna mancha. El color debe ser uniforme. La
presencia de pelo blanco es un defecto.
Cola
No debe ser demasiado larga, sino proporcionada al cuerpo, ligeramente redondeada en el extremo y recubierta de pelo idéntico en el color al del cuerpo.
Defectos
Osatura frágil, capa con pelo muy extendido, nariz con stop, manchas, reflejos blancos, reflejo verde en los ojos, nudosidad en la cola.

comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar