8 marzo, 2021
El Gato American Shorthair a fondo

La raza de gato american shorthair es el primo americano del popular europeo. Y como él, el shorthair es fuerte, robusto, inteligente y sabe hacerse querer.

Los orígenes

La historia del gato american shorthair está íntimamente ligada a la de nuestro gato europeo, llegado probablemente de Egipto y difundido en Europa por las legiones romanas. Desde el continente, al inicio del siglo X, estos gatos alcanzaron Gran Bretaña, donde fueron importados por los agricultores sobre todo con la finalidad de proteger sus cosechas de los ratones. Conforme desembarcaron, estos animales fueron fruto de una particular selección, ya que los ejemplares más macizos, con la cabeza bien redonda, eran preferidos a los otros. Tales gatos, sujetos robustos y fuertes, de patas potentes, fueron los primeros en descubrir el Nuevo Mundo, después que los primeros colonos los embarcaron en las naves para defender la carga.

Por otra parte ha sido probado que algunos de ellos se encontraban a bordo del celebérrimo Mayflower (1620), donde hacían dura la vida a los roedores. Los primeros gatos americanos fueron en efecto seleccionados más por sus espléndidas dotes de exterminadores de ratones que por su simple y manso aspecto. Al no haber operado sobre ellos el hombre una fuerte presión selectiva, hasta finales del siglo XIX estos primeros gatos americanos se reprodujeron con toda libertad, aumentando así el potencial genético del que pronto llegaría a ser el americano de pelo corto.

american shorthair

Primero shorthair, después domestic shorthair

Pero el interés en torno a este gato no tardó en desarrollarse. El primer shorthair (con este único nombre era con el que se identificaba la raza en la época) registrado con ese nombre oficial en la Cat Fanciers’ Association fue Belle de Bradford, un macho reproductor rojo tabby importado de Inglaterra, donde había nacido el 1 de junio de 1900, y donado a la señora Jane Cathcart, una de las más convencidas defensoras de la raza a principios de siglo. En el momento del reconocimiento de la raza existían tan pocos gatos de pelo corto que el nombre shorthair parecía suficiente. Pero con la importación y el desarrollo de otras numerosas razas llegadas poco después, se optó por una denominación más precisa añadiendo el término «domestic» (es decir, indígena), teniendo en cuenta que también se tenía que diferencia de alguna forma del british shorthair o británico de pelo corto.

Algunos comerciantes sin escrúpulos aprovecharon para vender bajo esta denominación cualquier gato doméstico de pelo corto, hasta el punto que el domestic shorthair perdió popularidad y sus cotizaciones descendieron enseguida. No obstante, algunos apasionados continuaron con entusiasmo seleccionando la raza, utilizando a veces excelentes ejemplares, pero de impreciso origen, y produciendo gatos cada vez más homogéneos morfológicamente hasta el punto de que el shorthair conquistó muy
pronto su primer título de «Gran Campeón», conferido a NorMonth’ Angelique, una hembra blanca de ojos azules nacida en abril de 1948.

El título del concurso para el gato más hermoso de Estados del Sur, «All Southern Cat», organizado cada año por el diario Cats Magazine, le tocó a Gr. Ch. Ramavana Jenna de Gray Horse Farm, una hembra silver tabby. En 1961, un grupo de criadores de la costa occidental formó un club no afiliado, The American Shorthair Cat Association, y se ocupó de la oficialidad de un nuevo nombre. La raza, una vez reconocida la denominación «american shorthair», recibió un nuevo impulso, ganando varios e importantes títulos, hasta llegar al «American Cat of thc Year» (mejor gato americano del año) en 1965, conferido tanto por el Cats Magazine como por el CFA a Gr.Ch. Shawncc Trademark, un macho silver tabby, nieto y biznieto de la celebre Jenna citada anteriormente. Otros éxitos debían llegar y la raza, convertida en muy popular en las exposiciones, es hoy particularmente apreciada como testimonian numerosos reconocimientos.

En Estados Unidos está muy difundida su crianza, y muchos expositores eligen gatitos american shorthair seguros de su éxito. Pero aunque hoy es bonito y encantado de serlo, el gato de raza american shorthair no ha sido criado sólo con una finalidad estética; afortunadamente, ha conservado las características que lo hicieron popular en los tiempos en los que la belleza no era una cualidad para seleccionar.

Cazador de ayer y de hoy

El gato american shorthair debe la supervivencia a su habilidad como cazador. ¡Si no hubiera tenido la necesidad de desembarazarse de ratas y ratones, es poco probable que los rudos colonos de América lo embarcaran con ellos en el Mayflower! El american shorthair tiene el instinto del cazador. Lo comprendieron muy pronto los marineros que pagaban hasta cincuenta dólares por un alabado «exterminador» de ratas que tuviera experiencia en naves.

Era el período de la carrera del oro de San Francisco, en 1849. En 1884, mientras esta ciudad sufría una auténtica invasión de ratones, un gatazo de zarpa segura se vendía hasta por cien dólares. Valor que no ha disminuido porque aún hoy, el gato american shorthair es conocido —y vendido— por su talento de cazador. En numerosos criaderos, los gatitos son dejados a los padres, que les enseñan a coger y matar las presas. Al estar a menudo situados los criaderos del american shorthair cerca de picaderos, los gatos son utilizados para desratizar las caballerizas.

Algunos ejemplares adultos, generalmente castrados, son vendidos como cazadores profesionales a alto precio. Feroz con los
roedores, el gato american shorthair es, en cambio, sociable con los otros animales.

El american shorthair es un ejemplar fuerte

Dos siglos de dura selección llevada a cabo por mineros, marineros y colonos han eliminado sin piedad los ejemplares débiles o menos adaptados a la supervivencia. Un siglo de exposiciones felinas ha contribuido ulteriormente a la mejora de la raza, aportando métodos científicos de crianza a un ejemplar ya aceptado. El resultado ha sido la conservación de los atributos originarios y la mejora constante de los tipos y los colores, incluido el color blanco.

Hoy, el gato american shorthair es un ejemplo perfecto de equilibrio entre el gato de campo y el gato de exposición. Simpático, porque recuerda al gato de casa, y no menos espectacular en su género, tiene como característica principal la robustez. Muy sólido, tiene una osamenta potente pero equilibrada, músculos fuertes que le confieren resistencia y agilidad, patas macizas pero no cortas, hocico redondo con mandíbula y mentón fuertes. También tiene una esperanza de vida un poco mayor que la media, alcanzando algunos ejemplares los 20 años de vida. (Importante recordar vacunas y desparasitaciones)

El pelo del american shorthair merece mención aparte. Es de pelaje corto, decididamente tosco, pero muy espeso y denso, por lo que su contacto es agradable. Este manto constituye una protección válida, no sólo contra el frío (los inviernos en la mayor parte de las regiones de Estados Unidos son severos), el viento y la lluvia, sino también contra los gérmenes y las enfermedades de la piel. Además de por su buena salud, el american es valorado por su extraordinario instinto de cazador y por su buen carácter. Su equilibrio, en efecto, tiene fama. No conoce cambios de humor, y es por ello un excelente compañero para los niños y las personas mayores. Las hembras son además apreciadas por la benévola atención que prestan a los bebés de sus amos.

Afectuoso, el gato americano de pelo corto posee, además de su voz particular (tonalidad alta en los machos, un poco ronca en las hembras), un modo muy especial de ronronear: con mucho ritmo y potencia, se escucha desde una habitación a otra. El american shorthair está además dotado de una gran capacidad de adaptación. Si es trasladado, se ambienta fácilmente a las nuevas condiciones de vida y se habitúa muy rápidamente a los otros animales de la familia. Es inteligente y fácil de educar…

Una estrella de las exposiciones

Durante mucho tiempo la gente no ha visto en el american shorthair más que a un gato doméstico un poco mejorado, sin grandes esperanzas de hacer carrera en los concursos. Un error, como prueban los archivos de las exposiciones felinas. Belle,
macho reproductor inglés nacido en 1900, fue el decimoséptimo gato registrado en la Cat Fanciers’ Association (entonces recién
nacida), pero fue también el octavo en recibir un título de campeón en esta asociación.

american shorthair

En 1958, la raza volvió a subir al podio con el título de «mejor gato del Sur» otorgado a la célebre Jenna, tercer american shorthair (y segundo silver tabby) en ser consagrada «Gran Campeón» (Gr.Ch.). En 1964, Shawnee Sixth Son ganó el título de «mejor gato nacional». Al año siguiente, Shawnee Trademark, también un silver tabby, obtuvo el título de «mejor gato del año». Éxito repetido en 1972 por Gr. Ch. Joelwyn Columbyan, igualmente silver tabby. Pero tampoco en las otras variedades faltan los títulos. Gr. Ch. Mayflower Frostie Noel, gata blanca de ojos azules, ha dado demostración de ello emplazándose en el octavo puesto en la clasificación nacional CFA del 1967. Gr. Ch. Adam’s Rib Chicago Fire, macho cameo tabby, obtenía el mismo puesto en 1977.

También los años ochenta han sido gloriosos con, en 1984, el título de «mejor gato del año» para Nat. Gr. Ch. Hedgewood’s Greatest American Hero. En 1988 fue la consagración para Nat. Gr. Ch. Briarson’s Babette of Midnite, brown tabby, trofeo nacional n.1 y «mejor gato nacional clase neutra».

El american wirehair

En 1966, en Estados Unidos, apareció en la camada de una gata de pelo corto un gatito mutante, rojo y blanco, con el pelo enteramente rizado. Este macho permitió fundar una raza todavía poco conocida fuera de Estados Unidos: el american wirehair.
Muy cercano al american shorthair, el wirehair se distingue por su pelo, rizado de la raíz a la punta, incluso en la punta redondeada del garfio.

Al tacto, el pelaje del wirehair recuerda el vellón de la oveja. Curioso, afectuoso, el wirehair es todavía poco conocido. A pesar de su buen carácter, en veinte años los americanos han registrado únicamente alrededor de 450 nacimientos.

El Estándar

Cuerpo
De tamaño mediano a grande, robusto y recio, con un pecho bien desarrollado y espaldas potentes. La calidad del ejemplar no depende de la talla
Cabeza
Grande, con rostro mofletudo que da la impresión de una esfera ligeramente más larga que ancha.
Cuello
De longitud media, musculoso y fuerte.
Nariz
Medianamente larga, de la misma anchura en toda su longitud, con un ligero stop.
Hocico
Cuadrado. Mejillas llenas en el macho reproductor.
Mentón
Fuerte y bien desarrollado, formando una línea perpendicular con el labio superior.
Orejas
Medias, ligeramente redondeadas en las extremidades, alejadas y bien plantadas y no exageradamente abiertas en la base.
Ojos
Anchos y grandes, el párpado superior es amendrado, el inferior redondo. Brillantes, claros y atentos.
Pelo
Corto, abundante, de consistencia tosca. Más denso y espeso durante los meses invernales.
Patas
Medianamente largas, con osamenta sólida, musculosa y ágil.
Pies
Sólidos, llenos y redondos con buenas almohadillas. Cinco dedos delante, cuatro detrás.
Cola
De longitud media, ancha en la base, se afila hacia la extremidad redondeada. Está considerado un defecto el gancho de la extremidad de la cola.
Condiciones
Movimiento elástico, musculatura ágil y móvil. Estructura fuerte y robusta, muy musculosa, que da la impresión de una energía y una vitalidad inmensas.
Penalizaciones
Tanto excesivamente macizo como demasiado afilado. Cola muy corta. Obesidad o delgadez.
Descalifica
Stop marcado. Pelo largo y suave. Gancho en la punta de la cola o cola anómala. Señales de hibridación con otra raza. Número de dedos incorrecto.

comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar