4 diciembre, 2021

El Gato American Curl

Con sus orejas rizadas se podría creer que ha surgido directamente del laboratorio de un ingeniero genético un poco loco. Nada de eso. El american curl es un auténtico gato. Y, no obstante sus extrañas orejas, posee una cabeza muy bien formada.

American Curl

Los orígenes

La raza american curl posee una denominación que resume perfectamente su identidad: american, porque es americano; curl (que en inglés significa «rizo») porque tiene las orejas en forma de rizo. Estas extrañas orejas constituyen la característica principal de la raza: bien implantadas a ambos lados del cráneo, se doblan hacia el vértice de la cabeza diseñando una especie de media luna de la que despuntan mechones de pelo. Al contrario que las de los otros gatos, dichas orejas no son suaves: en la base poseen un cartílago compacto, casi duro al tacto.

Son numerosas las personas que al ver este gato por primera vez se interrogan sobre su origen, especulando sobre si se trata o no de una raza seleccionada por el hombre, como sucede con el gato singapura. Y sin embargo, el american curl es el resultado de una mutación genética sobrevenida en un gato doméstico.

Como sucede con todas las razas surgidas de una mutación, la historia del american curl se inicia como la de un gato común. En 1981, en Lakewood, California, dos gatitos vagabundos recalaron un día en casa de una pareja, Joe y Grace Ruga; uno de ellos regresó a sus vagabundéos, pero el otro, una hembra negra de pelo semilargo, se instaló definitivamente en la nueva casa. Encantados, Joe y Grace decidieron conservarla y la llamaron Shulamit. La gata tenia unas divertidas orejas, característica que no podía pasar desapercibida, pero sus propietarios no le atribuyeron excesiva importancia.

Al convertirse en adulta, Shulamit comenzó a coquetear con los machos de la vecindad y el resultado no se hizo esperar: el 12 de diciembre de 1981 trajo al mundo una camada de cuatro gatitos (cuyo presunto padre era el gato de la casa de la esquina, de nombre Mr. Grey). El aspecto interesante de esta historia banal es que, de los cuatro gatitos, dos tenían las orejas en forma de media luna, exactamente como la madre.

Amercian Curl
American Curl

Grace Ruga regaló uno de los dos cachorros, una hembrita tabby brown de pelo semilargo, bautizada como Mercedes, a su hermana, Esther Brimlow; un año después le confió otro cachorro, también hijo de Shulamit, un macho de pelo semilargo y siamés (lo que prueba que Shulamit era portadora del factor colourpoint). A pesar de la particularidad de los gatitos, esta mutación habría podido seguir pasando casi inadvertida sin la intervención de una tal Nancy Kiester, hoy secretaria del North American Curl Club.

Una raza nueva sin parentescos

En junio de 1983, Nancy Kiester, que regentaba una carniceria, fue a entregar un encargo a casa de Esther Brimlow; vio a Mercedes que acababa de traer al mundo unos gatitos. Impresionada por sus divertidas orejas, persuadió a Esther Brimlow de que le regalara una hembrita brown tabby blotched de pelo semilargo y un macho brown tabby spotted de pelo corto que habáan sido respectivamente bautizados como Princess Leah y Master Luke.

Una vez en posesión de los gatitos, Nancy Kiester comenzó a sentirse fascinada por la idea de dar a conocer una nueva raza; se dirigió entonces a Grace Ruga y juntas decidieron presentar a Shulamit y sus sobrinitos, Princess Leah y Master Luke, a la exposición de Palm Springs, en California El 23 de octubre de 1983 público, jueces y criadores descubrieron, boquiabiertos, la raza que pronto seria reconocida con el nombre de american curl. La acogida fue favorable e inmediatamente el mundo felino admitió que se trataba de una raza nueva y específica, sin relación alguna de parentesco con cualquier otra.

Algunos gatitos fueron confiados a criadores voluntarios, con objeto de iniciar un auténtico programa de cría y selección de los individuos. Se efectuaron ciertos cruces y fue propuesto un nuevo estándar. En 1985 la TICA (The International Cat Association) reconocía la american curl, mientras que las otras asociaciones americanas, incluida la severa CFRA (Cat Fancier’s Association) aceptaba registrar los ejemplares de american curl en sus libros de orígenes y admitirlos a concurso de inmediato en sus exposiciones.

Un juez de Ia TICA, Don Shaw, ha declarado entusiasmado: «El american curl es el acontecimiento más excitante ocurrido en el mundo felino en estos últimos años». No obstante el extraordinario nivel de popularidad alcanzado por una raza tan joven, subsisten algunos problemas: algunos mantienen que debe ser un gato de tamaño medio, con morfología intermedia; otros, al contrario, se esfuerzan para obtener un gato muy fino y elegante. Todas estas tendencias se reflejan en los diversos programas de cría adoptados.

American Curl tabby plata

Dos «modelos» de american curl

Al principio el american curl se cruzó con el gato mapache del Maine y con el gato noruego de los bosques, cuyo resultado fue obtener gatos más bien macizos. Más recientemente se ha recurrido al angora turco, lo que ha dado un tipo considerablemente más fino y ligero. Resultado: hoy se encuentran dos «modelos» de american curl. Para compensar, todo el mundo está de acuerdo sobre las orejas. Hay tres grados de curvatura: el primer grado (el menos buscado), en el que las orejas apenas se rizan; el segundo grado (más apreciado), en el que son un poco más rizadas, y el tercer grado (el más deseable), en el que las orejas tienen la forma de media luna.

La mutación responsable de las orejas «curl», puesto que está determinada por un gen dominante, puede ser transmitida incluso por uno solo de los progenitores; por eso está permitido cruzar el american curl con cualquier gato, mientras este último posea una morfología adecuada al estándar de la raza. El cruce con gatos dotados de orejas rectas presenta la ventaja de aumentar el patrimonio genético de la raza y enriquecer la gama de colores.

Por este motivo, en las camadas aparece sólo un cierto porcentaje de gatitos con las orejas en bucle. La curvatura de las orejas, que no se evidencia al nacer, se revela cuando el gatito tiene entre cuatro y siete días; pero el grado de curvatura no se puede establecer definitivamente, porque puede variar durante los primeros meses de vida, dado que las orejas adquieren su forma definitiva en torno al cuarto mes.

El american curl está aceptado por las distintas asociaciones americanas como gato de pelo semilargo (la fundadora del linaje, Shulamit, poseía precisamente este tipo de pelaje); aunque existe una variedad de pelo corto que aún no está reconocida; para ambas variedades se admite cualquier coloración. Si el american curl es de pelo semilargo, requiere operaciones de cuidado regulares, que consisten en un cepillado por todo el cuerpo dos veces por semana y, con mayor frecuencia, en el periodo de muda.

El american curl es un gato generalmente sano y robusto, sin especiales problemas de salud. No obstante la rareza de los cartílagos auriculares, el american curl posee un oído perfecto. Tiene sólo un pequeño problema que guarda relación con las orejas: las secreciones tienen tendencia a depositarse en los repliegues del cartílago duro. Por tanto, se hace necesario limpiárselas delicadamente con un bastoncillo de algodón humedecido con agua tibia, al menos una vez a la semana.

cachorro de american curl blanco

A pesar de que sus orejas le confieren un cierro aire de diablillo, el american curl posee un carácter angelical; es muy afectuoso y tierno, buscando continuamente atenciones. Cuando se le coge en brazos responde con pequeños y afectuosos golpecitos con la cabeza. Es fácil educarlo para que se siente a una orden del amo, para que se sostenga sobre las patas traseras y, finalmente, para traer objetos. Es también capaz de hacer incursiones en el frigorífico, agujeros en las cajas de galletas, etc.

El american curl no le teme a nada; por ejemplo, jamás dudará en saltar desde una ventana para alcanzar el jardín; los cachorros, además, son particularmente dinámicos…y traviesos! En realidad, tal comportamiento no es sino el reflejo de la inteligencia de este gato. En este aspecto, el american curl soporta magníficamente la comparación con las razas felinas consideradas más sagaces (gato rex, gato abisinio). El american curl es un gato extraordinario, tanto por su físico como por su carácter.

El Estándar

Cabeza
Nariz recta, ligeramente respingona; curva suave hasta el vértice del cráneo, con un mentón firme y regular. Cabeza de forma troncocónica, más larga que ancha; el hocico, ni estrecho ni cuadrado, de contorno suave. Tamaño mediano.
Orejas
Grado del curl: curva a 90 grados o más, pero sin superar los 180 grados. Anchas en la base, se curvan en un arco suave con las puntas redondeadas. lvledianamente grandes. Colocación: rectas, bien altas en la cabeza y adecuadamente distanciadas, doblándose al interior hacia el vértice del cráneo. Mechones abundantes en el interior de las orejas.
Ojos
Medianamente grandes, en forma de óvalo redondeado. Son ligeramente oblicuos, bien separados entre si. Su color no
guarda relación con los colores del manto, excepto para los individuos de capa siamesa, que tienen los ojos azules.
Cuerpo
De forma semioriental, con una longitud vez y media mayor que la altura a la cruz. Tamaño y osatura intermedia. Cola ancha
en la base, fusiforme, tan larga como el cuerpo. Patas ni macizas ni delgadas, bien musculadas, con pies medianos y redondos. Musculatura moderadamente desarrollada.
Cuello medio.
Pelaje y colores
Estructura sedosa, con un minimo de subpelo. Semilargo, uniforme; el pelo de la cola, espeso. Se admiten todos los colores.
Pelaje y colores
(american curl de pelo corto) Estructura suave, con un minimo de subpelo. Semilargo, uniforme; el pelo de la cola tiene la mlsma longitud que el del cuerpo. Se admiten todos los colores.
Penalizaciones
Orejas con colocación baja, desiguales, estrechas, pocorizadas. Nariz con stop hundido. Subpelo espeso, collarin, estructura del pelo grosera. En cualquier color, manchas en medallón.
Exclusión de reconocimiento
Anomalía de la cola
Defectos eliminatorios
Curvatura excesiva de las orejas, cuando la punta llega a tocar la base o la cabeza. Falta de firmeza de los cartilagos.
comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar